‘Nunca esperes nada de nadie’
29 nov, 2017

‘Nunca esperes nada de nadie’

O por qué importar el día de acción de gracias y cultivar la gratitud.

Son muchos los que critican que importemos todo tipo de iniciativas de los yankees, como el Black Friday, Halloween o su alta competitividad. A mí no me molestan en absoluto, tengo otras muchas prioridades para hacer un mundo mejor que quejarme de aquellos movimientos sobre los que no tengo mucha capacidad de acción y cambio. Yo decido si me apunto o no. No he ido de compras este año (porque solo suelo ir de compras cuando realmente necesito algo y me urge), no he disfrazado a los peques (por despiste-pereza, no por convicción, la verdad) y tomo como referencia lo positivo que tiene la competitividad mezclándolo con otros valores para realmente obtener beneficios a largo plazo para la humanidad.

 

Pero hay una celebración que echo profundamente de menos en España. Y es el día de acción de gracias. Llevo varios años queriendo celebrarlo y por una razón u otra no lo llevo a cabo.

Aquí algunos motivos por los que defiendo que la importemos, y sobre todo me estoy refiriendo a su esencia:

 

  1. Las personas que practican la gratitud logran beneficios consistentes que van desde la fortaleza emocional y la mejora de la salud física a una mayor empatía profundamente útil en el entorno empresarial.
  2. La palabra gratitud según la RAE, es “el sentimiento que nos obliga a estimar el beneficio o favor que se nos ha hecho o ha querido hacer, y a corresponder a él de alguna manera.” Sentimiento y acción. J
  3. Según el Centro de Investigación de Conciencia de la Atención Integral de la UCLA, (Mindfulness Awareness Research Center) expresar gratitud cambia literalmente la estructura molecular del cerebro, mantiene la materia gris funcionando y nos hace más saludables y felices. Cuando sientes felicidad, el sistema nervioso central se ve afectado. Somos más pacíficos, menos reactivos y más resilientes.
  4. Cultivar la gratitud tiene muchas recompensas según los científicos :
  • Disminución de la presión arterial un sistema inmunológico más fuerte.
  • Mayor optimismo, felicidad y resiliencia.
  • Emociones más positivas y relaciones mejoradas.
  • Dormir mejor.
  • Sentirse menos solo o aislado.
  • y una mayor capacidad para ser generoso y compasivo.
  1. Practicar la gratitud es una de las maneras más eficaces de vencer el ‘sesgo de negatividad’ natural con el que nacemos por el que las experiencias negativas se quedan mucho más marcadas en nuestro cerebro que las positivas.
  2. Practicar la gratitud con el tiempo nos ayuda a identificar lo positivo en los demás y que de este modo comience a producirse otro efecto: el efecto Pigmalión. Y esta vez en positivo.
  3. Si te has dado cuenta en la definición de la RAE, lo que nos sucede es que si somos agradecidos, normalmente queremos ‘devolver’ los regalos y dones, devolver el favor de tal modo que ponemos toda nuestra maquinaria en marcha. Es una fantástica manera para soltar nuestro talento y potencial.

Aquí tienes un vídeo sobre un experimento en gratitud.

¿Cómo cultivo yo la gratitud?

  1. Siendo consciente. Soy consciente desde jovencita, tras mi operación de columna y los procesos anteriores, cuando con 10 años aprox. me estiraron de pies y manos para ponerme una escayola que cubría todo mi tronco. Al acabar el ‘estiramiento’ y ‘escayolado’ me negué a darle la mano tendida que me ofreció el doctor Beguiristáin. Y tiempo después sentí un profundo dolor por haberlo tratado así. Si a mí me dolía, ¿cuánto debía dolerles a ellos escuchar aquellos gritos? ¿Ser rechazado por tu valiosa labor? Se habrían insensibilizado gracias a dios, y seguro que su fe en sí mismo no dependía de mí. Pero también creo que esos momentos son realmente difíciles de tragar para todos aquellos que se enfrentan día a día a hacer aquello que consideran que está bien, pero de alguna manera duele a los demás, literal o metafóricamente.

Desde aquel entonces comencé a sentir mucha gratitud. Y me activé en las siguientes revisiones tratando de transmitirle mi profundo agradecimiento por su profesionalidad y trato.

 

  1. Aprendiendo a mirar. Otro momento clave fue cuando con unos 15 años mi mejor amiga me dijo una frase que le decía su padre: ‘Nunca esperes nada de los demás’. Me pareció una sentencia terrible, deprimente. En realidad pensé: ¿en qué mundo tan chungo te has criado para mirar así la realidad? Pero, ¿sabes qué? Que esa visión fue la que me permitió ver cada gesto positivo que los demás me dedicaban como un regalo enorme. Y desde entonces veo a cada instante miles de regalos, de milagros que se suceden a diario y que muchas veces no somos capaces de mirar. Entre ver y mirar hay un salto enorme, como nos hacía reflexionar José Luis Vicario en la visita experiencia de Julie Mehretu en el Centro Botín hace un par de semanas. Gracias.

 

  1. Dando las gracias. Cada mañana y cada noche (o casi) me levanto y me acuesto dando gracias por muchas de las cosas que tengo: mis peques, sus manos pequeñas, el sol que entra por la ventana, los conciertos de rock con mi marido, la gran salud que todavía me acompaña, el poder dedicarme con pasión y entrega a lo que me gusta, cientos de personas que me influyen positivamente a mi alrededor, que mi padre siga aquí, esas sesiones ‘potentes’, a veces mágicas, con mis coachees, los claveles blancos y rosas que adornan mi salón regalo de mis amores en el fin de semana, o esas maravillosas copas de vino que acompañan cada momento con gente importante, mi gente.

 

Hay cientos de formas de practicar la gratitud y fortalecer así ese circuito de espiral positiva en nuestros cerebros. Los beneficios creo que ya los tienes claros. Y si no, te invito a bucear. Hay cientos de investigaciones de los centros más prestigiosos a lo largo del mundo que apoyan lo aquí expuesto.

 

Ahora ya, te invito a que el año que viene importemos y celebremos el día de acción de gracias. Tu día de acción de gracias. La fecha oficial será el jueves 22 de noviembre de 2018, pero somos libres de celebrarlo el día que mejor nos plazca. Celebrar y dedicar un día solo para dar las gracias, cultivar el agradecimiento como actitud ante la vida. Como mejor te guste. Invitando a quien queramos, a nuestros amigos o a perfectos desconocidos.

 

¿Te apuntas conmigo al Día de Acción de Gracias? Quien dice un pavo, ¡dice un arroz, un centolluco o unas anchoas con queso!

 

PD: sabéis de sobra que no soy amante de las recetas únicas. Hay excepciones por las que para determinadas personas no pueda serles útil, por ejemplo si estás siendo víctima de abusos continuados, habría que matizar. Siempre hay que matizar. Pero sin duda, “La raíz de todo bien reposa en la tierra de la gratitud.”— Dalai Lama.

 

GRACIAS. Confío en ser capaz de devolver aunque sea una miqueta de todo lo que he recibido. En ello estoy. Gracias. Va por ti.

 

Aquí 10 TED Talks sobre gratitud.

David Steindl-Rast : Want to be happy? Be grateful

Louie Schwartzberg : Nature. Beauty. Gratitude.

Brian Doyle: 365 Days of Thank You.

Hailey Bartholomew: 365 Grateful Project.

Robert Biswas-Diener: Your Happiest days are behind you.

Mike Robbins: The power of appreciation.

Dr. Kerry Howells: How thanking awakens our thinking.

Shawn Achor: The happy secret to better work.

Jane Ransom: Discover the Three Keys of Gratitude to Unlock Your Happiest Life!

Katia Sol: The transformative power of gratitude.

Be Pimood. In the mood to grow.

 

Los comentarios están cerrados.